seguro de salud

¿ Es importante tener un seguro de salud en la familia?

¿ Es importante tener un seguro de salud en la familia?

Hoy en día muchas personas se plantean la posibilidad de contratar un seguro de salud privado, que le brinde protección a su salud y a la de sus familiares, piensan que es importante tener un seguro en la familia que les asegure una asistencia sanitaria adecuada a su necesidades y más rápida.

Una de las mayores ventajas de tener un seguro de salud es evitar que tu patrimonio familiar se vea afectado por alguna eventualidad. Esos imprevistos que no esperamos; porque al final la enfermedad y la fatalidad no avisan cuando tienen decidido hacernos una visita.

“Más vale prevenir, que curar”

Vivimos en tiempos en donde cuestiones como la prevención, el cuidado de la salud y llevar una vida saludable son primordiales; ya que la salud es el bien más preciado que el ser humano puede tener. Es por eso que a la hora de contratar un seguro hay que elegir el que sea más completo y se adapte a nuestras necesidades.

Ventajas de tener un seguro de salud

¿Puedes recibir atención personalizada?

Si. tu puedes elegir hasta el médico que quieres que te atienda y el centro hospitalario, de esta manera se genera un ambiente de confianza entre el paciente y los profesionales que la atiendan.

¿Los horarios son flexibles?

Si. La disponibilidad de médico es más amplia, dando así la posibilidad de escoger el momento más adecuado a nuestras necesidades.

¿Se puede conseguir más eficacia y rapidez?

Si. Ya que es posible acudir a un especialista directamente, sin tener que pasar por el médico de cabecera.

¿Los tiempos de espera son reducidos?

 

¿Tiene servicios complementarios?

Si. Un seguro completo debe ofrecer como servicio complementario, el seguro dental.

¿Que otros servicios debe incluir la póliza de salud?

*Servicio de urgencias 24 horas
*Autorizaciones médicas por teléfono
*Segunda opinión médica
*Asistencia en viajes

¿Estar asistida y protegida durante el embarazo?

seguimiento del embarazo: visitas al ginecólogo, curva del azúcar, ecografías. Preparación al parto y amniocentesis, en caso de que fuera necesaria. El parto, en todos los casos, lo tienes cubierto pasados 8 meses desde el inicio de la cobertura.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *